Estudio de la Pareja

Home / Estudio de la Pareja

Estudio de la Pareja

Estudio de la Pareja

Entrevista a la Pareja

Esta primera etapa permite obtener información sobre la historia clínica de la pareja, los antecedentes más relevantes en eventuales embarazos anteriores, la presencia de patologías que interfieran con el proceso reproductivo, los hábitos y los antecedentes familiares. Luego de la entrevista se realiza un examen físico completo de la mujer y se conversa sobre los potenciales tratamientos y las perspectivas futuras de resultados. Se piden además exámenes para complementar la información obtenida en la historia clínica.

Estudio de la Pareja Mujer

Estudio Ciclo Menstrual

Para el estudio de la ovulación se realizan algunas mediciones hormonales en días específicos del ciclo menstrual y se inicia el seguimiento folicular ecográfico el cual consiste en realizar ecotomografías por vía vaginal para detectar y medir los folículos (que contienen los óvulos) que crecen en el ovario, además se evalúa los cambios que ocurren en el útero, esto es el crecimiento y maduración del endometrio. La primera de estas ecografías se hace alrededor del día 3°- 5° desde iniciada la menstruación y las siguientes se hacen hasta que se ha certificado la ovulación. Unos 6 – 8 días luego de demostrada la ovulación, podemos medir en sangre la hormona Progesterona que nos informará acerca de la función del cuerpo lúteo.

Evaluación Útero – Tuboperitoneal

Para evaluar el útero y las trompas de Fallopio se realiza la Histerosalpingografia que es un estudio radiológico que utiliza medio de contraste para visualizar el contorno de la cavidad uterina y la permeabilidad de las trompas. Este examen puede complementarse con la Histeroscopía que es la visualización de la cavidad uterina por medio de un pequeño telescopio conectado a una cámara de video o por medio de Hidrosonografía que es una ecotomografía realizada luego de inyectar suero fisiológico en la cavidad uterina. Cuando hay sospechas de anomalías del útero o de las trompas, se puede realizar una Cirugía Laparoscópica, que es la visualización directa de cavidad abdominal y pelviana por medio de un telescopio introducido a través del ombligo. Esta técnica permite además corregir la mayoría de las anomalías encontradas, durante el mismo acto quirúrgico.

Estudio Reserva Ovárica

Como la fertilidad de la mujer va disminuyendo con los años en muchos casos es conveniente estudiar la reserva ovárica, que es un indicador de pronóstico de éxito en el tratamiento. Ésta puede evaluarse midiendo en sangre la Hormona Antimülleriana (AMH) que es un reflejo bastante exacto de la cantidad de óvulos que quedan en los ovarios. Otro modo de hacerlo es contar por medio de ecotomografía transvaginal los folículos pequeños presentes en los ovarios (recuento de folículos antrales). También puede estimarse la reserva ovárica midiendo las hormonas FSH y Estradiol en los primeros días del ciclo menstrual.

Se recomienda estudiar la reserva ovárica de las pacientes mayores de 35 años, de las que han sido sometidas a cirugía de los ovarios o tratamientos oncológicos y de aquellas que responden mal a la estimulación de la ovulación.

Evaluación del Hombre

El examen más relevante realizado al hombre es el Espermiograma o seminograma, el cual permite estudiar la muestra seminal. Se solicita con 2 – 3 días de abstinencia sexual previa obteniéndose el semen por masturbación (o utilizando un condón especial), recogiéndolo en forma completa en un frasco limpio para su posterior estudio en nuestro laboratorio. De acuerdo a las nuevas normas de la Organización Mundial de la Salud (2010) el líquido seminal normal debe contener a lo menos 15 millones de espermatozoides por centímetro cúbico de los cuales el 32% deben mostrar movilidad progresiva. Los espermatozoides con formas normales deben ser a lo menos el 4% del total. El volumen seminal debe ser por lo menos 1,5 cc. Se estudian además algunas características físicas (Ph, viscosidad) y la presencia de infección seminal.

En ocasiones se solicita además un test llamado separación espermática en la cual se seleccionan en el laboratorio por medio de una gradiente los mejores espermatozoides, con el fin de tener una aproximación real a la cantidad de éstos que son normales, activos y con mejor desplazamiento.

Además existe otro test que se llama Halosperm o Test de fraccionamiento del DNA que nos permite medir la magnitud de daño en el material genético o DNA de los espermios, este estudio cobra cada día más importancia pues permite evidenciar causas masculinas de infertilidad no reconocibles inicialmente. Es un examen simple y confiable que se puede realizar en la misma muestra del espermiograma evitando así incomodidad adicional a nuestros pacientes.

Si los espermiogramas son repetidamente anormales, se suele solicitar al hombre algunos exámenes hormonales complementarios, ecografía testicular, cariograma y una evaluación por médicos especialistas, andrólogos y/o urólogos.