Menteurbana.cl

Reseña Histórica

Un valioso equipo humano, médicos y especialistas que se unen para hacer posibles, los sueños.

La historia de Clínica de la Mujer se remonta hacia fines del año 1995, cuando un grupo de especialistas en fertilidad se unió para crear la primera Unidad de Medicina Reproductiva en la V Región. Este proyecto se materializó en junio de 1996 en instalaciones de la Clínica Reñaca y desde entonces ha continuado creciendo y madurando en experiencia y calidad de servicios en el área de la reproducción médicamente asistida.

Desde el año 2004 la Clínica de la Mujer y Medicina Reproductiva cuenta con su propio edificio, lo que le ha permitido un mayor crecimiento y una mejor oferta de servicios para sus pacientes y, al mismo tiempo, un desarrollo de estándares de calidad que le han valido reconocimiento nacional e internacional. Los logros obtenidos y la madurez institucional alcanzada han permitido que la organización sea capaz de iniciar y sistematizar un proceso de planificación estratégica para el período 2013-2016.

Para comprender los fundamentos de este Plan Estratégico (PE) es necesario tener presente el origen e identidad de la clínica, como una organización surgida de la voluntad de un grupo de profesionales de excelencia en medicina reproductiva que decidieron reunir sus esfuerzos y voluntades y canalizarlos en beneficio de sus pacientes y del propio desarrollo personal y profesional.

El proceso de diseño del presente PE fue implementado para enfrentar los desafíos de crecer sin cambiar la calidad en la atención, y en su elaboración participaron el equipo de médicos socios de la Clínica, acompañados en todo momento por la Gerencia General y un completo staff de asesores.

Como características relevantes de este PE, cabe mencionar, en primer lugar, que se ha desarrollado sobre la base del lienzo de "Modelo de Negocios de Osterwalder" y que tiene plena continuidad y sentido con el quehacer habitual de la clínica, lo que se refleja en la misión, la visión y los lineamientos estratégicos que se declaran, lo que permite proyectar desafíos y proponer metas de largo plazo. Por otra parte, los Objetivos Estratégicos se concretan de manera pragmática a través de indicadores asociados a cada uno de los objetivos propuestos, lo que permite definir métricas que irán dando cuenta de la evolución institucional y el grado de cumplimiento de las metas. De este modo se podrá conocer el estado de avance y realizar ajustes cuando sea necesario, garantizando el cumplimiento de los objetivos y de la misión. Estas características, sumadas a los mecanismos de seguimiento y control de gestión, convierten al PE de la clínica en una herramienta valiosa de gestión que permitirá enfrentar los desafíos que se avecinan.

Finalmente, es muy importante que este documento sea entendido como la brújula que orienta nuestra gestión, pero no es un fin en sí mismo. Es decir, el PE no asegura el éxito, y en este aspecto resulta vital el compromiso personal y el de los diferentes equipos en el trabajo diario apegado a los estándares de calidad auto impuestos.

Sumemos pues, una vez más nuestros esfuerzos y desarrollemos exitosamente la tarea.

socios estratégicos
link de interés