Menteurbana.cl

Testimonios

Hace unos años atrás llegué a la Clínica de la Mujer, luego de ver una entrevista en televisión y buscar su página web. Así fue como pedí hora con el doctor Patricio Masoli.

A los 35 años comenzó mi proceso. Con mi marido somos de Ovalle y no resultaba que yo me embarazara, mi primer diagnóstico fue de infertilidad primaria y luego problemas de ciclo ovulatorio. Después de varios exámenes y tratamientos quedaba embarazada pero no llegaba a término.

En ese entonces ya tenía 40 años y puedo decir que el doctor Masoli cambió mi vida. Me sentí inmediatamente acogida y lo principal fue que mi problema sí tenía solución, así fue como ese mismo día comenzamos mi tratamiento.

Conocí además a Soledad, la matrona de la Clínica, un verdadero angelito que me explicó detalladamente todo lo que sería y con toda esta energía que nos transmitió volvimos felices a Ovalle. Incluso recuerdo una frase de Soledad, “aquí se embarazan las porfiadas” y así no más fue.

Revisamos un tratamiento para estimular mis óvulos y me contaron que existía la ovodonación como alternativa. Finalmente me realizaron una FIV, así es como hoy en día tengo a mis mellizos Cristóbal y Trinidad.

El equipo completo de la Clínica fue un amor con nosotros. Carolita la secretaria nos ayudaba con todo lo que solicitábamos, las enfermeras, matronas, gente de recaudación. Todos tuvieron un trato muy acogedor y personalizado con nosotros e hicieron todo para que nuestra vida cambiara.

El doctor y la matrona tuvieron un trato muy especial, contestaban nuestras preguntas por mail, teléfono y whatsapp a las horas y momentos, que incluso a veces no correspondían.

Nosotros como familia invitamos a las personas a conocer la clínica, que busquen cumplir sus sueños, en especial si ellos son o serán el motor de sus vidas, no bajen los brazos. Existen médicos, genetistas, matronas, secretarias, todos de cara a que uno pueda tener su hijo, porque además trabajan con mucha calidez humana se nota en todas las áreas. Esto marca la diferencia de otros centros, que en nuestro caso fue fundamental para realizar un tratamiento a pesar de la distancia.

Muchas gracias por todo a Dios y a la Clínica la Mujer por poner estas bellas personas en nuestro camino, este es nuestro testimonio, que estaremos siempre trasmitiendo.

Cariños Kattia, Bernardo, Cristobal y Trinidad

Después de 6 meses de casados me embaracé por primera vez, pero esa alegría nos duró solo una semana ya que comencé con dolores y caí al hospital con un embarazo ectópico. Así comenzó nuestra lucha por ser padres, la cual duró 6 años.

Llegamos a la Clínica de la Mujer después de haber tenido 7 pérdidas en 4 años. Conocimos al doctor Oscar Espinosa quien nos guió y explicó un poco más sobre nuestro caso. Nos recomendó ir al Hospital Gustavo Fricke y postular al programa de fertilidad. Ingresé con todas las ganas y así comenzaron dos años de exámenes, espera, cansancio emocional y físico. Nosotros lo único que queríamos era tener un hijo.

En todo este tiempo, los resultados arrojaron que yo tenía una trompa obstruida y mi reserva ovárica era mínima. En otras palabras, era muy difícil que yo pudiera ser mamá. Lo único positivo, es que era candidata segura al programa y seguí esperando. El listado no avanzaba y nosotros comenzamos a perder la esperanza porque además estaba llegando a la edad tope.

Cuando ya habíamos bajado los brazos, recibí el hermoso llamado del hospital: había salido seleccionada para el tratamiento. Ese día solo lloré de emoción, llamé a mi esposo y hermana, y así fue como comenzó el proceso en la Clínica de la Mujer.

Al llegar, Soledad que es un amor, las secretarias, enfermeras, la psicóloga que contenía mi ansiedad y el doctor Patricio Masoli, se preocuparon de nosotros y no tengo palabras para agradecer. Siempre nos trataron muy bien, nunca nos discriminaron por venir del sistema público.

Recuerdo que tuve 4 óvulos y había que esperar que los extrajeran y fueran buenos. Llegó el día de la punción y entré pabellón, pero yo tenía la progesterona muy alta por lo que me lo harían en el siguiente ciclo, es decir, en un mes más ahí me explicaron el porqué. Yo solo pensaba que había perdido mi oportunidad. Ahí me consolaron y me dijeron que todo quedaría guardado. Pasaron los días y en víspera de navidad nos llamó el doctor Masoli para informarnos que ya todo estaba listo y en enero del 2016 me hicieron la transferencia. El 3 de febrero me hicieron el examen para ver si estaba embarazada y fue positivo!. Estábamos felices, llamamos a toda nuestra familia, quienes también fueron un tremendo apoyo. A las dos semanas después me hicieron la ecografía y estaba mi puntito, era nuestro bebé por quien luchamos. Ahí se nos olvidó todo, ya no había cansancio solo alegría y estaba nuestra ilusión. Ahí estaba lo más grande que Dios nos pudo dar. Sabíamos que los milagros existen y estaba en mí.

Ahora tiene un año 2 meses nuestra bella ESPERANZA EMILIA que llegó a llenar nuestro hogar de amor y de alegría el día 2 de septiembre del 2016, pesando 2.090 kilos. Le pusimos Esperanza en honor a que nunca perdimos la esperanza y la fe en que algún día saldríamos con nuestra bebé en los brazos. Gracias a la Clínica de la Mujer, por su trato humano, empáticos con el deseo de cada familia, y lo vuelvo a decir, no tenemos palabras para agradecer todo lo que nos ayudaron el ánimo que me daban cada vez que iba por mis hormonas, son nuestros Ángeles, nunca nos sentimos menos por venir por el sistema público.

Ahora somos la familia que siempre deseamos ser.. La familia Escobar Sepúlveda. Decir que los sueños si se cumplen, como nos decía mi Sole: “SI SE PUEDE....”

Queridos doctores, equipo y amigos...
Les escribíamos para agradecerles enormemente todo lo que hicieron por nosotros, su dedicación, tiempo y apoyo cuando lo necesitamos.

Hoy ya le decimos un hasta pronto pues su gran e importante labor ha sido y será un recuerdo que atesoráremos por siempre, les prometemos ir a verlos cuando tengamos una tremenda panza y después con nuestros "3" chukys corriendo por esa clinica.

Gracias una vez más al doctor Patricio Masoli por ser un sequísimo y haber esperado el momento indicado.

Rosario Valdés y Cindy, por habernos explicado cada proceso en detalle y haber contestado cada correo.

Cristián Huidobro, por su gran labor, atención y disposición en conseguir atendernos en su otra consulta cuando no había hora en clinica de la mujer.

Soledad, querida Sole infinitas gracias por ser nuestra mamá en ese pabellón, por cuidarnos y explicarnos en detalle cada procedimiento y post intervención. Por haber estado a mi lado (Camila) rezando y pidiendo con una fe y sinceridad única en el momento de transferencia. Momento que jamás olvidaré).

Laurita, quien hizo y hace los milagros de la vida... Quien conoció y creo a nuestros angelitos.

Secretarías, quienes desde el primer día nos acogieron con un gran amor y una atención única.

Enfermeras, mis chicas tiernas, quienes se hicieron partícipes de cada logro, y cada proceso.

Y como no nombrar a nuestra querida Daniela y Angela, quienes hicieron que conociéramos y llegáramos a esta gran familia de la Clinica.

Reproductiva de la mujer de mi querido viña del mar, gracias una vez más por habernos contactado y haber confiado en nosotros.

Gracias una vez más a cada uno de ustedes por su atención y amor hacia nosotros, la verdad es que me da pena al redactar este correo, ya que lamentablemente terminaremos este proceso en otro lugar, pero tan sólo quiero que sepan que los recordaremos por siempre y nuestros hijos sabrán de cada proceso y de cada uno de ustedes. Una vez más gracias infinitas por su profesionalismo.

Todas la sensaciones y emociones a Leandro lo han llevado a componer esta canción que adjunto en el correo, lleva por nombre "Soñé" que es un regalo en agradecimiento a su hermosa labor. Los sueños son posibles.

Los queremos mucho

Leandro Martinez C.
Camila Guzmán C.

Estimadisimos Dr. HUGO LEIVA, Sra. ROSARIO Y equipo CLINICA MUJER REÑACA:

Mi nombre es Sandra Valderrama y mi esposo Cristian Torres.

Hace 8 años comenzamos esta larga y tortuosa peregrinación, el primer intento fracasó, pero en nuestro segundo intento, el día de ayer 21/01/2014 a las 19:30 horas y con 37 semanas, pesando 2.490 y midiendo 47 centímetros, nació Emma Torres Valderrama, además de nacer completamente sana, hermosa y amadísima.

Nos robó el corazón desde que la vimos, es imposible describir la maravillosa sensación de alegría y amor que estamos viviendo.

Gracias, el trabajo que realizan es milagroso y para parejas como nosotros no es imposible encontrar la forma de agradecer. Por favor !!!

Reciban humildemente de esta hermosa familia que nació el día de ayer nuestros más sinceros agradecimientos y sigan trabajando y mejorando en esta tan hermosa y loable labor.

Saludos y nuestros respetos para las personas con más vocación y amor por su trabajo.

Sinceramente Sandra, Cristian y Emma. O sea familia Torres Valderrama.

Quisiera aprovechar estas palabras de agradecimiento para contar una experiencia de vida muy personal y extremadamente importante en nuestras vidas, que atravesó por momentos muy dolorosos, pero con un final feliz… El nacimiento de nuestra hermosa hijita Antonella.

Sabemos que hay muchas familias que por alguna razón están impedidas de tener hijos en forma natural, entendemos plenamente por todo lo que tienen que atravesar, una especie de impotencia y resignación, también sabemos que socialmente existe una presión, conciente e inconciente, que te va deprimiendo.

Algunos autores dicen que la infertilidad en la pareja es consecuencia de una o varias enfermedades, que aqueja al 20% de las parejas y que de estas el 90% podría tener éxito en concebir un hijo con un buen diagnóstico y tratamiento. Nosotros podemos decir que estos datos nos parecen verdaderos, dado todo lo que vivimos a lo largo de nuestro caminar y de tantas mujeres que veíamos, en forma silenciosa, soñaban con lograr ser madres. Estuvimos más de 9 años en este proceso, muchos doctores, muchos hospitales, muchas clínicas, variados tratamientos y nada.

Finalmente llegamos a la clínica de la Mujer en Viña del Mar (Nosotros vivimos en Santiago desde hace 5 años, anteriormente en Copiapó) por recomendación de mi hermana que trabaja en el medio, nos atendimos con el Doctor Patricio Masoli y todo su equipo de especialistas en fertilidad y luego de un tratamiento profesional y sistemático logramos tener a Antonella, nuestra hermosa hija, todo lo que queríamos en la vida.

Reconocemos en el Doctor Masoli y su equipo, un grandioso talento, un alto profesionalismo, una atención cariñosa, comprensión de lo que estas viviendo y compromiso con tu causa. Además de ello, un elevado nivel tecnológico, excelente infraestructura y flexibilidad en los horarios de atención, hasta en fines de semana, consultas por email con respuestas inmediatas no importando feriados, ni horarios. También es importante mencionar el tema financiero, dado que no es cubierto por el sistema de Isapres - espero las autoridades solucionen prontamente este tema - sin embargo en la clínica de la Mujer recibimos todas las facilidades para seguir adelante con nuestro proceso.

Finalmente tenemos a nuestra preciada hijita Antonella, muy sana, preciosa y que nos cambió la vida para siempre. Sabemos que Ella viene de Dios, que la envió con un propósito a esta vida, y reconocemos que Jesús puso el talento en el Doctor Masoli y además lo interpuso en nuestro camino para recibir la bendición más grande de nuestras vidas.

Gracias Señor Jesucristo. Gracias Patricio Masoli, gracias a todos los integrantes de la Clínica de la Mujer.

Historia de la infertilidad: como fue recibir el diagnostico, cómo lo afrontaron, intentos por resolver el problema y como todo ello influye en lo personal y pareja.

Les cuento que a los 26 años me casé, en un comienzo pensamos en no tener hijos inmediatamente, pero luego dijimos: "ya pololeamos 5 años y medio es hora de tener un bebé". Siempre me sentí feliz al lado de mi esposo; sin embargo, aunque queríamos tener un hijo ,no me embarazaba, al primer y segundo año seguía con ánimo, pero cada vez las cosas se ponían más complejas , cada vez que me llegaba la regla ,era un mar de lágrimas sin saber qué hacer, para que decirte cuando pasaba por una tienda de ropas de bebé o me invitaban a un bautizo, nacimiento o cumpleaños de algún niño, era muy triste para mí aunque no lo demostraba , no parecía justo para los demás.

Un día una amiga me dijo que no debía seguir perdiendo el tiempo con una ginecóloga que no era especialista en infertilidad y me llevó donde el doctor Pastore a quien queremos y recordamos con mucho cariño, con él estuvimos como 4 o 5 años. Me operó de una cinequia cervical y me hizo muchos seguimientos foliculares y 5 inseminaciones asistidas, la cual una de ellas resultó ser compatible con embarazo tubárico, me operó y afortunadamente no tuvieron que sacarme la trompa, descubrieron finalmente que se había formado sólo cuerpo lúteo, para que decirte lo triste que fue todo. Después nos mandó a Santiago Clínica las Nieves, allí nos hicieron estudios a ambos y me operaron de una endometriosis y más seguimientos foliculares. Una vez más el diagnóstico era "CAUSA DESCONOCIDA", eso más me abrumaba el no saber porque, quería saber cuál era la causa, pero nunca supimos. Me realicé varios exámenes que tuve que repetir y otros nuevos.

De la clínica de Santiago nos mandaron a "Clínica de la mujer" conversamos con Dr. Pastore y nos apoyó en la decisión. Entre la espera, nos separamos, la presión , los seguimientos y muchos detalles hizo que nuestra relación se quebrará y nos separamos, fue terrible, pero no duró mucho tiempo y decidimos volver con una mayor objetivo, fertilización In Vitro. Esperé hasta que estuviera Dr. Patricio Masoli a cargo del ciclo, me habían hablado muy bien de él y llegamos a su consulta. Hasta ese entonces yo ya me había realizado 52 seguimientos foliculares, muchos exámenes, 5 inseminaciones asistidas y NADA. También recuerdo que ya casi no teníamos dinero, pero igual fuimos a su consulta, mi marido se presenta y le dice …."Queremos hacer una fertilización In Vitro", el doctor nos mira y nos dice. "Esperen un poco primero tenemos que hacer algunos estudios" , mi marido le pasa una tremenda carpeta que teníamos y le dice : "llevamos casi 10 años tratando de tener un hijo y lo único que nos falta hacer es esto. El doctor nos apoyó y nos inscribió, era un ciclo que comenzaba la semana siguiente y nosotros sin un peso, nos fuimos al banco y conseguimos un préstamo y comenzamos el ciclo.

¿Como llegas a Clínica de la Mujer?
Como les conté, llegamos a la clínica de la mujer después de varios intentos, desde Santiago nos dijeron que nos estábamos desgastando en los viajes que lo intentáramos en Viña que ellos también tenían excelentes resultados.

¿Cómo fue el proceso de tu tratamiento?
Desde que vi al Doctor Masoli y conversé con él, me gustó su forma de tratarnos y de involucrarse en nuestra historia, es un hombre muy optimista y nos llenó de energía para continuar. La gente en la clínica toda estaban pintadas para ser parte de este grupo, eran cercanas amables y cariñosas, hasta el día de hoy; que pese a que han cambiado de personal, todos tienen el mismo sello, te hacen sentir parte de ellos.

Cuando hicimos la fertilización que nos dio a Vicente, aún los doctores se perfeccionaban incluyendo a Nuestro doctor, ellos te hacían toda la estimulación, seguimientos, exámenes igual que ahora, pero era otro médico quien aspiraba y hacía la implantación, pero tu doctor siempre estaba contigo y eso me hacía confiar en los demás. El proceso fue agotador y en algunos momentos de dolor, pero nosotros teníamos un objetivo, tener nuestro hijito. El embarazó fue espectacular y para que decir el parto rapidísimo, fue muy emocionante.

¿Cómo fue tu experiencia en Clínica de la Mujer?
Mi experiencia, de las mejores, les cuento que después me hice 1 inseminación asistida más, 2 fertilizaciones In Vitro y una transferencia de dos blastocistos (hace un año y medio atrás, si mal no recuerdo) y aunque no funcionaron, mi experiencia en la clínica fue maravillosa, si tuviera menos años, lo habría intentado nuevamente. Ahora ya desistimos porque nuestro hijito que era nuestro principal empuje en pedir un hermano, nos hizo reflexionar diciéndonos: "mamita yo ya no quiero que sufras más, quiero que sepas que lo intentaste y que en todos los intentos Dios quiso que yo funcionará." Ahí comprendimos que aunque Dios le da el conocimiento al hombre y que aunque ellos pongan su mayor esfuerzo, finalmente es él quien decide.

¿Qué rescatas de positivo de tu experiencia?
Creo que mi mayor aprendizaje es que: con la perseverancia puedes cumplir tus sueños, que no hay que rendirse sin agotar la última instancia, si existe aún posibilidad de concebir un hijo debes continuar.

¿Cómo fue vivir el camino hacia la maternidad con el equipo de profesionales de la clínica?
Siento que cuando alguien en el ciclo se embaraza es un triunfo para cada profesional de ella. Todos disfrutaban de mi embarazo, los profesionales de la clínica, mis amigos y familiares. Recuerdo que cuando nació Vicente, el doctor me fue a ver a la habitación y dijo: Ajuria (siempre me nombra por mi apellido) parece velorio, eran tantas flores que de verdad no había donde ponerlas, fueron 98 personas a verme a la clínica, lo sé porque hice unos recuerdos, fue genial y recordarlo me llena de emoción.

¿Que te gustaría transmitirles a las parejas que están pasando por el mismo proceso que ustedes vivieron?
Me gustaría decirles que no se rindan, que confíen, que piensen positivo y que oren, la fe es tu gran energía. ¡Sigan adelante! Y no esperen demasiado tiempo para realizar otra In Vitro o la primera, yo me demoré demasiado en la segunda, si lo hubiera hecho antes, tal vez tendría más de un hijo. Aunque mi sueño de la maternidad ya se cumplió con VICENTE.

Recibimos nuestro diagnostico con pena, se afronta con mucha unión y realizamos tres inseminaciones intrauterinas hace aproximadamente 13 años atrás. La infertilidad influyó en que pasó a ser de los dos, de la pareja.

Llegamos a Clínica de la Mujer a través de información en internet. El proceso fue largo y agotador, pero valió la pena. Nuestra experiencia en Clínica de la Mujer fue excelente, una muy buena atención, comprensión, dedicación y preocupación en lo físico y psicológico.

Rescatamos de positivo el hecho de que el proceso nos ha unido aun más como pareja y, siendo perseverantes, se logra lo que uno anhela.

Vivir el camino hacia la maternidad junto al equipo de Clínica de la Mujer fue una experiencia muy bonita, siempre se contó con el apoyo profesional.

Lo que nos gustaría transmitirle a otras parejas que están viviendo lo mismo que nosotros, es que siempre hay que mantenerse unidos como pareja y que también que siempre existe una alternativa para alcanzar lo que se quiere de verdad.

Después de haber realizado las tres inseminaciones intrauterinas las cuales tuvieron un resultado negativo, optamos por la adopción y llegaron a completar nuestra familia Álvaro y Javiera. Hoy con ellos, de 11 y 6 años, decidimos por la posibilidad de aumentar la familiar pero esta vez con una fertilización in vitro. Nos acercamos nuevamente a Clínica de la Mujer y comenzamos el tratamiento. Hoy tengo 34 semanas de embarazo y me encuentro con ansias de que nazca pronto Cristóbal.

Todo comenzó como un deseo y no como una necesidad, pues el deseo nace del corazón y la necesidad de la simple razón.

Fue entonces que llegamos hasta la Clínica de la Mujer en viña del Mar, especialista en Medicina Reproductiva, en donde un selecto grupo de profesionales, luego de escuchar y responder a todas nuestras inquietudes, nos oriento para seguir adelante en nuestro deseo.

Así fue como nos unimos y como un gran equipo decidimos iniciar un proyecto de vida, el que dio origen a esta ya tercera dulce espera.

Nada es posible sin un trabajo conjunto, al que pertenecemos todos quienes integramos una larga lista, Médicos, Matronas, Biólogas, desinteresadas personas, Secretarias, Recepcionistas, Auxiliares y nosotros como padres, quienes unidos por el amor hemos participado en la vida de maravillosos seres.

Varios fueron nuestros intentos, pero la sabia naturaleza por su parte, la perseverancia, la paciencia, la alegría, el amor y el deseo por la nuestra, lo que sumado al cariño y profesionalismo del Dr. Hugo Leiva, Matrona Sra. Rosario y Bióloga Sra. Laura, lograron materializar tan anhelada ilusión, que es esperar a nuestros hijos.

Luego de recorrer un largo camino, hoy podemos decir a todos aquellos que tienen la ilusión de ser padres, que se entreguen sin temor a su deseo, unidos a sus creencias y a su propia voluntad, piensen que cada proceso es único e individual, que no forma parte ni de estadísticas ni de modelos. Crean solo en el amor que desean entregar. Disfruten cada día y cada etapa con alegría puesto que en ellas hay un regalo especial. Y si algo no resulta, no decaigan sólo sigan adelante y dense cuenta que siempre se obtienen más ganancias, como el hecho de saber el día y la hora en que nos convertimos en padres, aun sin saber si el embarazo continúe.

Los momentos vividos no hicieron más que engrandecernos e inundarnos de gran fortaleza, y entender que todas las cosas ocurren no antes ni después sino en el preciso momento, y que el resultado del trabajo perseverante es la felicidad, comprendido así que ineludiblemente toda semilla lleva en si la promesa de una flor.

Por todo lo anterior, reciban todo nuestro respeto, cariño y amistad.

Infinitas gracias a todos.

Acreditada por
socios estratégicos
link de interés